Saltar al contenido

Cómo ser un buen compañero de Pádel

En los deportes de equipo, o de pareja como es el caso del pádel, jugar al padel también implica que sea fundamental tener una relación sana entre los miembros de la pareja. No solo se trata de hacer deporte con el cuerpo, sino de mantener una actitud óptima que ayude a un estado emocional estable. En estos deportes de pareja no es extraño que las relaciones se rompan (como en los matrimonios). Sin embargo, seguir algunas pautas puede ayudar a ser un buen compañero de pádel y crecer deportiva y personalmente.Incluso es algo que debería tener una apartado específico de las reglas del padel.

ser buen compañero en padel

Una buena forma de ser un buen compañero(aunque también habría que preguntarse “que es compañero”) de pádel es aplicar la “psicología de la empresa”. Analizar los cuatro pilares en los que se sustenta un emprendedor nos puede enseñar mucho: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.¿Cómo ser un buen compañero?Pues, para ello habrá que tener en cuenta:

Debilidades: una debilidad habitual en el deportista que participa en una pareja o un equipo es no valorar los aciertos y virtudes de los compañeros, ni tan siquiera los propios. Para contrarrestarlo se ha de tener una actitud de apoyo, una estrategia no de entronización, pero sí de valoración positiva del compañero. Considerar los errores es necesario, pero es mejor descartar los aciertos (lo bueno del compañero) que no los posibles fallos, que podemos estar cometiendo nosotros mismos y no verlos. No se trata de “dar golpecitos en la espalda”, sino de favorecer los aspectos positivos.

Amenazas: las amenazas nos van a llegar desde fuera, de situaciones y momentos críticos o peligrosos justo en los que debemos mostrar más fortaleza. La forma de combatir una amenaza es partir de autoconocimiento: fallos y virtudes del compañero y de uno propio. En los momentos críticos es cuando se ha de ser más eficaz. Un partido se puede ganar o perder por una decisión tomada durante el juego. Estar integrados, entender los fallos y valorar los aciertos ayuda a contrarrestar las amenazas.

Fortalezas: desde luego la mejor forma de ser un buen compañero de pádel es tener en consideración las fortalezas de la pareja de padel y desarrollarlas. La psicología del juego pasa por aceptar cada uno su papel, su rol. Eres parte de un equipo y debes ocupar el lugar que te corresponde en atención a tus posibilidades y virtudes. Y aquí llega el segundo pilar de la fortaleza: la comunicación. Hablar cuesta poco y es la mejor manera de fijar las estrategias a seguir durante el partido, entender al otro y fijar posiciones. Dos buenos compañeros de pádel se deben entender con solo mirarse, tener complicidad. Por eso quizás son más exitosas las parejas de juego que han sido compañeros antes de llegar a la pista.

Oportunidades: aprovechar las ocasiones que presta el juego para declinar la balanza de la partida a favor de nuestro equipo es saber aprovechar las oportunidades. El buen compañero sabe aprovechar el rendimiento del otro y el propio en pos de un buen resultado.

En definitiva, ser un buen compañero de pádel es cuestión de actitud(no sólo tener una pala varlion!), de entendimiento, comunicación, valoración, aprovechar las fortalezas y exprimir las oportunidades. Y, sobre todo, disfrutar del pádel.¿Crees saber lo que es ser buen compañero?…